Familia de Roque Dalton insiste que se conozca la “verdad jurídica” sobre el asesinato del poeta

La familia del asesinado poeta guerrillero quieren que se haga justicia en su caso, que tiene más de 40 años de mantenerse en la impunidad.

Juan José Dalton, hijo del fallecido poeta salvadoreño, Roque Dalton, insistió este lunes que como familia no buscan la venganza contra los asesinos del su padre,  sino que quieren que se conozca la “verdad jurídica” de este crimen que ha marcó la sociedad y el arte nacional.

«Lo que esperamos es encontrar los restos mortales de mi padre y del compañero que mataron con él, Armando Arteaga, un dirigente obrero sindical. Lo otro que esperamos es que se reconozca la verdad jurídicamente», indicó Juan José en la entrevista radial de Pencho y Aida.

En este sentido, que es eso lo que buscan en el caso de Dalton, no necesariamente la cárcel para los asesinos confesos, a esto el hijo del escritor salvadoreño dijo que están dispuestos a aceptar las disculpas, pero el pueblo quiere que los culpables paguen una condena por este hecho.

Por lo tanto, Juan José destacó que esto los ha llevado a acudir a las autoridades judiciales para que este suceso lleve el debido proceso.

“Mi papá (Roque Dalton) habría cumplido 85 años en mayo y el 10 de mayo se cumplen 45 años de su asesinato. En 2010 iniciamos un proceso judicial contra los asesinos confesos de Roque Dalton que son Joaquín Villalobos y Jorge Meléndez .

Agregó que se han guiado  “por todos los procedimientos legales, fuimos a la Fiscalía y después de 4 años fuimos a una vista pública y les dieron absolución por prescripción del delito. La Cámara también lo aprobó, pero sin haber hecho investigación».

Además, expresó su malestar porque durante los gobiernos del FMLN, ambos mandatarios se dieron la tarea de proteger a Meléndez pese a que tiene en su conciencia el asesinato del poeta.

«A pesar de lo cínico que es Funes cumplió con eso. Lo que dijo es que si queríamos acudiéramos a la justicia y nosotros le hicimos. Creo que a pesar del tiempo que ha pasado, creo que vamos a tener una resolución favorable», sostuvo.

LEA COMUNICADO DE SALA DE LO CONSTITUCIONAL ADMITIENDO EL AMPARO SOBRE EL ASESINATO DE ROQUE DALTON

Por otra parte, el periodista dijo que la obra y trabajo de su padre está teniendo reconocimiento a nivel mundial.

«Fuera de El Salvador hemos suscritos contratos con otros países. En Egipto tenemos un contrato con una universidad que ha hecho una antología de poesía de mi padre en árabe. En Estados Unidos es el principal intelectual que estudia la academia», comentó.

Dalton no dejó de lado el buen sentido que tenía su padre y recordó una anécdota que le contó un poeta nicaragüense, quien le dijo a su papá lo habían matado los que no tenían sentido del humor. Por lo que considera que el sentido del humor es un arma muy poderosa para criticar al poder, por eso una caricatura es tan poderosa como un gran ensayo.

Entre tanto, el artista nacional, Lombardo, hizo una pequeña canción sobre la plática que tuvo Dalton en la radiodifusora.

Mientras tanto, explicó cómo surgió la canción “Unicornio Azul” que es dedicada a su padre.

«El Unicornio Azul es una canción que ya había compuesto Silvio Rodríguez. Cuando salí de la cárcel me encontré a Silvio y le conté de mi hermano y de un jefe mío que cantaba sus canciones en Chalatenango y Silvio quiso hacer un homenaje a El Salvador. A Silvio le mandaban cartas, poemas, dibujos y fotografías preguntándole si ese era su unicornio. Él respondió: Ya sé dónde está el unicornio azul, está en las montañas de El Salvador, cabalgando con los insurrectos y en parajes tan inmensos ningún amor es imposible», mencionó.

Asimismo, indicó que el mejor tributo que se le puede hacer a su padre es leer su obra, porque no era un hombre que le gustaran los monumentos.

Breve historia del poeta salvadoreño (Sitio de BIOGRAFÍAS)

Dalton, fue asesinado el 10 de mayo de 1975, en un momento en el que su país empezaba a recorrer la ruta que le llevaría a vivir una cruenta guerra civil.

Roque Dalton, el poeta guerrillero es considerado el «Unicornio azul» que todavía buscan en El Salvador a más de cuatro décadas de su asesinato.

En aquellos primeros días, el poeta y escritor ya había tomado partido, y se había sumado a la insurrección armada de izquierda integrándose en el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), uno de los cinco grupos que años después conformarían el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN.

Paradójicamente, y esta es una de las pocas cosas que se tienen por ciertas sobre su destino final, la muerte le llegaría a manos de sus propios compañeros revolucionarios y no de las fuerzas del orden establecido contra el que se levantaron.

Sobre su ejecución se tendió un espeso velo de silencio que, levemente, se ha levantado durante las últimas décadas aunque sin que aún se haga justicia.

El caso no fue incluido en el informe de la Comisión de la Verdad que se creó tras el fin de la guerra civil en 1992 y, 20 años más tarde, en 2012, fue objeto de un sobreseimiento ordenado por el entonces presidente Mauricio Funes.

Esa medida fue objetada por la familia de Dalton que en mayo de 2018 presentó un amparo ante la Corte Suprema de El Salvador y logró que el proceso fuera reabierto.

Pero, ¿qué se sabe realmente sobre el destino final del poeta guerrillero?

Nacido en 1935, Dalton estudió en los mejores institutos católicos de San Salvador y fue enviado en 1953 a estudiar Derecho en la Universidad Católica de Chile.

Allí entró en contacto por primera vez con el marxismo y pasó de ser un católico conservador a un progresista de orientación socialcristiana.

De vuelta en El Salvador, Dalton publicó sus primeros trabajos de poesía con los que inició una carrera literaria que le llevaría a ganar varios reconocimientos importantes, como el Premio Casa de las Américas, y le convertiría en uno de los principales representantes de las letras centroamericanas.

Su trabajo literario fue profusamente alabado por autores como Julio Cortázar, a quien Dalton conoció en París y más tarde en Cuba.

Esa estadía en La Habana sería la última etapa de un exilio originado por los problemas que el poeta tuvo con los distintos gobiernos militares que rigieron su país en aquella época turbulenta, marcada por la Guerra Fría.

Después de haber sido arrestado en varias ocasiones y de ver su vida en peligro, Dalton salió rumbo a México en un periplo que le llevó a la Unión Soviética, a Checoslovaquia y a otros países de la Europa comunista antes de terminar en La Habana.

En la isla, el poeta se codeó con Fidel Castro y se hizo amigo de Silvio Rodríguez hasta que en 1973 decidió regresar a El Salvador de forma clandestina para sumarse a la lucha armada.

Con el seudónimo de «Julio Dreyfus», Dalton se unió al ERP, sirvió de enlace entre el gobierno de Cuba y el grupo guerrillero.

Las relaciones con sus compañeros de insurgencia, sin embargo, estuvieron marcadas por diferencias de criterio y por «disidencias» que fueron interpretadas por la incipiente guerrilla como actos de «insubordinación» que llevaron a su muerte.

Documentos del ERP divulgados años después, revelan un enfrentamiento entre un ala «operativa» encabezada por el líder del grupo, Alejandro Rivas Mira, que ponía énfasis en la «conducción política y militar», y el movimiento formado alrededor de Dalton, peyorativamente denominado «burocrático» por su contraparte, compuesto por «pequeños burgueses pensantes».

«Sus compañeros veían a Dalton con sospechas porque no se adhería a la alternativa de tomar las armas, como el pequeño burgués que no sabía mucho de guerras», dijo en 2016 a BBC Mundo Javier Espinoza, periodista salvadoreño y coautor del libro «Quién mató a Roque Dalton».

Así fue cómo el 13 de abril de 1975, miembros del ERP «arrestaron» a Dalton junto a su compañero José Armando Arteaga (alias Pancho).

Según explicó Joaquín Villalobos, un excomandante del ERP y del FMLN que es señalado como uno de los responsables de la muerte del poeta, Dalton estaba acusado de propiciar la insubordinación, la división en el grupo insurgente y de ser agente de la CIA.

«El cargo más importante que se le imputaba era el de promover la insubordinación y la deserción; el segundo fue un cargo adicional que en realidad nunca llegó a documentarse sino que fue un cargo bajo sospecha. El cargo insubordinación para aquel entonces se podría considerar como real», explicó Villalobos en una entrevista que le hizo Juan José Dalton, el hijo del poeta fallecido, para el diario Excelsior de México.

«Lo que él estaba haciendo era tomando contactos con gente para convencerlas políticamente de su posición y eso a la luz de nosotros -en la otra posición- era considerado divisionismo», agregó.

Aparentemente, esta diferencia de criterios radicaba en que Dalton abogaba por crear un movimiento de masas antes de poner en marcha la insurrección armada, algo que finalmente hicieron las guerrillas salvadoreñas varios años después de su muerte.

En esa entrevista Villalobos dijo considerar la muerte de Dalton como el peor error de su vida y lo atribuye a la inmadurez y al dogmatismo ideológico que imperaba entre los miembros del grupo guerrillero. Además reconoce que el cargo de «agente de la CIA» no tenía fundamento.

El excomandante guerrillero admitió también que el «proceso» al que fueron sometidos Dalton y Arteaga (Pancho) no tenía ningún rigor.

Dijo que el poeta fue informado de los cargos en su contra y participó en reuniones en las que estos fueron discutidos, pese a lo cual no tuvo una oportunidad de defenderse.

«Los códigos que se aplicaron fueron más bien basados en elementos subjetivos, porque las condiciones hacen imposible que se pueda acumular pruebas, documentos, no se puede prolongar mucho el tiempo de una cosa de esa. Entonces, lógicamente la tendencia es siempre a que la conclusión sea siempre la de condenar al que está en una situación de este tipo», apuntó.

«Indiscutiblemente no hubo juicio, aunque nosotros hayamos dicho que eso fue un juicio. Entonces se llega a esa conclusión y se toma la medida de pena de muerte por fusilamiento por llamar a la insubordinación y se le pone la carga de que era agente enemigo», agregó.

De acuerdo con Joaquín Villalobos, la condena a muerte de Dalton fue una decisión colectiva tomada por él junto a otras seis o siete personas, entre las cuales menciona a Jorge Meléndez (alias Jonás), el director de Protección Civil destituido esta semana por Bukele.

Al anunciar en Twitter el despido de Meléndez, el mandatario destacó que está «acusado del magnicidio de nuestro poeta Roque Dalton».

En su defensa, esta semana el funcionario destituido señaló que solamente tenía 21 años cuando Dalton fue ejecutado y que, para entonces, solamente era un combatiente y no un jefe guerrillero.

Hasta ahora, Meléndez y Villalobos han sido mencionados con frecuencia como los responsables materiales de la muerte del poeta.

En el documental «Roque Dalton, fusilemos la noche», de la cineasta austríaca Tina Leisch, Porfirio Hernández, uno de los «carceleros» del poeta, relató en ese filme su versión de los hechos:

«Jonás (Jorge Meléndez) estaba en la ventana hablando con Roque y entra Joaquín (Villalobos), le tira un cuetazo y no lo agarra y luego se le tira en la cama, ahí le dice Roque ‘no matés’ y en la cama le pegó el cuetazo», cuenta.

Juan José Dalton y el resto de la familia del poeta otorgan plena credibilidad a ese testimonio.

Otra versión divulgada por el escritor mexicano Hermann Bellinghause señala que el poeta fue aseinado de un tiro en la cabeza esa misma noche por decisión de tres miembros de la Comisión Militar del ERP: Joaquín Villalobos, Alejandro Rivas Mira y Vladimir Rogel Umaña.

Sin embargo, un informe de la Misión de observadores de la ONU en El Salvador tras el fin de la guerra civil, aseguró que Dalton habría sido ejecutado en El Playón, una zona de restos volcánicos.

El periodista argentino Roberto Bardini señala en un texto que se cree que el cuerpo de Dalton fue abandonado allí sin enterrar para ser devorado por las aves de rapiña y destaca que fue justamente en ese lugar donde los escuadrones de la muerte de El Salvador dejaban los restos de los políticos, sindicalistas o estudiantes que eran asesinados por ser sospechosos de colaborar con la guerrilla.

En todo caso, aquel 10 de mayo de 1975 no era la primera vez que Dalton se enfrentaba a una condena de muerte.

En su libro «Días y noches de amor y de guerra», el escritor Eduardo Galeano rememora cómo Dalton había sido condenado a muerte en dos ocasiones y logró salvar la vida. La primera vez, porque cayó el gobierno cuatro días antes de que lo fusilaran; la segunda vez, porque un terremoto derrumbó una de las paredes de su celda, lo que le permitió escapar.

Así, paradójicamente, el poeta guerrillero logró salvarse de sus enemigos pero no pudo evadir el fuego amigo.

NOTA DEL EDITOR: Autor de este reportaje: Carlos Francisco Hernández, de ContraPunto / 20 de enero de 2020

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *