Gracias Roberto, hermano y amigo a toda prueba

Homenaje al Maestro, amigo y hermano solidario Roberto Cañas, fallecido el 24 de enero de 2021

La Fundación Roque Dalton (FRDalton) ha perdido a un gran amigo y hermano solidario: Roberto Cañas López (cariñosamente Cañón). Un gran salvadoreño que luchó y soñó por un El Salvador justo, desarrollado y próspero. Los mejor años de su intensa vida fueron dedicadas a esas luchas.

Fue un firme creyente en que el futuro de El Salvador está condenado a ser «un lindo (y sin exagerar) serio país», como decía Roque Dalton.

En la Sala de lo Constitucional presentando un amparo por el el asesinado de Dalton y Arteaga / Cañas y Benjamín Cuéllar acompañan a Juan José Dalton en 2018

Hacemos del conocimiento público nuestra gratitud también por haber sido un destacado impulsador del proceso de búsqueda de justicia para Roque Dalton y Armando Arteaga, asesinados el 10 de mayo de 1975 por la dirección del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). Desde el mismo momento del crimen, Roberto y otros militantes de dicha organización, se escindieron y crearon la Resistencia Nacional (RN), tomando a Dalton y Arteaga como sus símbolos morales, éticos y revolucionarios.

Tras los Acuerdos de Paz (1992), que Roberto ayudó a construir, se convirtió en un apoyo firme para la Familia Dalton, en la búsqueda de la verdad y la justicia para Dalton y Arteaga; fue también un duró crítico en contra de la impunidad que los ex presidentes del FMLN (Funes y Sánchez Cerén), así como sus principales líderes, establecieron en el terreno para encubrir y proteger a los asesinos confesos de Dalton y Arteaga.

Roberto Cañas y víctimas de la guerra, acompañan a hermanos Dalton (2019), en denuncia contra la FFAA en Fiscalía por crímenes de guerra

Sus testimonios al respecto están escritos y grabamos en imágenes como muestra de lealtad histórica en la lucha contra las injusticias donde quiera, quienes y contra quienes se cometan.

La herencia que Roberto Cañas deja para El Salvador es su crítica firme contra las injusticias, su brillantez intelectual y su humildad como ser humano. ¡Gracias Roberto, hermano y amigo de siempre y a toda prueba!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *