Creado en 13 Agosto 2013
Imprimir

Un conversatorio sobre el libro: “Reír de Humanidad, Lectura Sociológica de Roque Dalton”

Por Ileana Corado

SAN SALVADOR - El análisis elaborado por Mario Zúñiga, profesor de la Universidad de Costa Rica, además de Roberto Herrera y Camilo Retana, ambos filósofos costarricenses, destaca la potencialidad y el nivel de expresión estética y política que el poeta salvadoreño, Roque Dalton, refleja en sus escritos.

El conversatorio se realizó en La Casa Tomada del Centro Cultural España y contó con la presencia del analista político y sociólogo salvadoreño, Luís González; además del autor del libro y académico costarricense, Mario Zúñiga. Lectores y seguidores del trabajo de Roque se hicieron presentes al evento que generó una interacción libre y un ambiente agradable.

Para comprender el análisis, el autor explica la teoría de la institucionalidad entendida como todo lo que ocurre o ya está dado de por sí y afirma que el vanguardista, rompe con este concepto. “Dalton logra hacer una discusión sobre esa forma de ver la institución atrás de la poesía no solo como acto estético, la elaboración de la crítica trasciende la teoría de institución”.

En el libro que fue publicado a finales del 2011, Zúñiga expone su tesis basada en el humor que Dalton aplicaba. “Mi tesis es que ese humor no es solo un herramienta literaria sino además una propuesta teórica, una propuesta de análisis de la realidad, detrás de eso se esconde una crítica feroz a la institucionalidad social en general, no solo a la institucionalidad capital”.

El profesor costarricense trabaja con cuatro textos de Dalton, en la presentación se comentaron dos de ellos: el fragmento 66, de “Un libro rojo para Lenin” (1986) y Falls in love Lisa, poema que se extrae del libro “La ventana en el Rostro” (1962).

Según esta valoración, el trabajo del poeta salvadoreño se despliega en tres niveles: estético, político y teórico. Sin embargo lo que lo hace más interesante es que logra hacer reír al lector con dosis de ironía y sarcasmo, sin dejar de lado la crítica al contexto social, económico y político que caracterizó la segunda mitad del siglo XX.

Estas particularidades convierten a Dalton en uno de los poetas salvadoreños ícono por su propuesta de vanguardia y que aún en la actualidad logra conmover a lectores y lectoras. “Roque, tiene una forma particular de generar literatura, de vivir la vida y deja al descubierto una realidad que compartimos”, manifestó Catalina Montenegro, asistente al conversatorio.

Al cuestionarle cómo es que Roque logra despertar su interés, Zúñiga expone que a pesar de que él pertenece a una generación diferente, Dalton brinda la posibilidad de moverse al contexto de aquellos años en los que se gestaba un momento revolucionario. “Es como viajar a un momento histórico y apasionante” afirmó el costarricense.

Luís González por su parte, afirmó que Dalton se ha sacralizado en el país, comparte que hay que ser crítico como el mismo Roque lo fue con Masferrer y Salarrué y reiteró que hay que verlo como un poeta con altos y bajos.

Para González, el poeta comprometido estuvo atrapado en una contradicción. “Quiso hacer algo revolucionario. La revolución entendida en el marco de las instituciones partidarias comunistas, es una camisa de fuerza, no se puede ser un poeta libre en el marco del comunismo, él mismo lo vivió en Checoslovaquia, eso mismo lo llevó a su muerte”, dijo el analista.

El sociólogo dando su punto de vista como lector y ciudadano salvadoreño se mostró en total desacuerdo con la intención que muchos han mostrado por convertir a Dalton en poeta oficial, y explicó que cuando se oficializa a los artistas se deja de lado lo original y propio. Por otra parte, afirmó, que existe una tradición en el movimiento comunista ortodoxo de ir en contra de la gente muy libre, lo que ha significado una barrera para muchos poetas.

En su participación, González instó a los asistentes a ser parte de este tipo de actividades, afirmando que es importante hablar de literatura fuera del ambiente académico y formal, como usualmente se hace. “Los autores y las autoras viven cuando la gente los apropia, la gente los lee, los comenta, aunque sea un poema, eso ya da vida a un poeta. Que la gente lo disfrute, ríe, llore…”, dijo el sociólogo.

Los participantes de la actividad organizada por el grupo Cátedra Libre Roque Dalton, se mostraron incentivados a generar debate y opinión acerca del trabajo de los costarricenses y el del considerado poeta comprometido.

A 38 años de su asesinato, el legado de Roque Dalton García,  ensayista, narrador, periodista y poeta. Uno de los fundadores del Círculo Literario Universitario (1956), ícono de la Generación Comprometida, aún se mantiene vivo despertando la sensibilidad de las nuevas generaciones, no solo dentro de su país natal si no a nivel internacional.

 

 

RDarchivo