Creado en 20 Enero 2011
Imprimir

Por David Hernández (*)
El proyecto de la realizadora austríaca de origen germano Tina Leisch, de llevar a la gran pantalla la vida de Roque Dalton, promete ser un hito en la historia de personajes salvadoreños llevados a la cinematografía mundial.

Auspiciado por el Ministerio de Cultura de Austria y por otras organizaciones alternativas de la cultura austríaca el filme, que se rodará este año en Praga, Viena, México, La Habana y San Salvador, lleva el sello de dimensión universal del poeta salvadoreño asesinado por sus “compañeros” del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) el 10 de mayo de 1975.

Es además valioso testimonio histórico de El Salvador en las turbulentas décadas de los cincuenta, sesenta y setenta, antesalas del conflicto armado que padeció el país entre 1980 y 1992.

La obra literaria de Roque Dalton así como su historia, su leyenda, el mito, sus hazañas, sus desventuras, venturas y aventuras pertenecen al país, han trascendido ese coto vedado del clan familiar, de las tribus políticas, de las pandillas literarias o de las sectas esotéricas para convertirse en símbolos de la Nación entera. Es una de las señas de identidad de la modernidad salvadoreña encarnada en una historia que siendo universal es también nacional, local, de barrio adentro.

Si bien su asesinato monstruoso pesa en la conciencia nacional, el de Dalton es un cadáver gozando de excelente salud, vivo en el inconsciente colectivo a partir de una obra que expresa el tuétano de la salvadoreñidad.

Y ello a pesar de que como en una clásica tragedia griega su asesinato es la confluencia de innumerables factores, en los cuales el bien se junta con el mal y viceversa.

La vida de Roque Dalton es la vida turbulenta del propio país, el reflejo de sus utopías, contradicciones, luchas, esperanzas y crudas realidades. Nada más metafórico en este sentido que el asesinato del poeta de izquierda, del militante guerrillero, bajo la absurda acusación de ser agente de la CIA esgrimida por sus verdugos.

Dos aspectos biográficos unen a Roque Dalton con Austria: el viaje que hiciera a Viena en 1957 para participar en el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, producto del cual tiene bellísimos poemas que dan testimonio de su paso por Austria, y los viajes que realizara de Praga a Viena en los años sesenta, cuando residía en Checoslovaquia como representante del Partido Comunista Salvadoreño (PCS) ante la Revista Internacional, para renovar su pasaporte, pues en dicho país no existía embajada salvadoreña.

Desconocemos aristas del Dalton de carne y hueso que esta película descubrirá, aparte de sus conocidas facetas de poeta, novelista, ensayista político, militante de izquierda y teórico de la revolución latinoamericana.

Este esfuerzo, junto con la edición de la Poesía completa de Roque Dalton que hiciera la antigua CONCULTURA, abonan en el rescate de una de las figuras señeras de la literatura nacional, luego de ser durante décadas un nombre prohibido para la cultura oficial y oficiosa.

Solo resta recalcar sus incursiones tanto en novela con Pobrecito poeta que era yo, como en el ensayo político con Revolución en la revolución y la crítica de derecha, publicado por Casa de las Américas, en La Habana, Cuba, 1970.

Roque Dalton en este sentido sobrevivió a los fantasmas y fantoches políticos que lo asesinaron.

(*) Tomado de La Prensa Gráfica

RDarchivo