Pequeña Elegía para Roque Dalton

Creado en 24 Julio 2013
Imprimir

Poema para Roque Dalton por el escritor Pedro Sarduy

 


Por Pedro Sarduy *


Ilustración de Allan McDonald


La otra noche nos habíamos encontrado

con Darío en Varadero

y comimos hasta que se nos acabó la poesía que llevamos...

y eso es mucho decir.


Con tu salvador acento

cantamos en aquel grupo que formamos

y que tú llamaste Los Babosos,

Nancy, Thiago, Enrique, Roquito y nosotros dos.

 

Los muy güevones te jodieron, Roque,

y bien jodido.

Pero, ¿sabes una cosa?

No entiendo todavía por qué te dejaste atrapar.

Acaso la memoria me traiciona

con tu sonrisa recostada a la ironía,

que regresó al instante en que verifiqué

cómo te atraparon;

sólo a un tipo como Roque se le ocurre morirse así.

¡Así cómo...!

 

Ahora, los demás, los que te quedamos vivos

y supimos lo verdadero en tu dimensión,

te escribimos un poema o te hacemos simplemente nada

porque no podemos (¿darte por muerto...?)

 

Ni un verso pude escribirte cuando ya  era  imposible

renunciar a lo que durante semanas fuera

el  turno  del  ofendido.

 

¿Cómo darte por muerto?

¿Lo hubieras hecho tú?

Lo mejor que pude hacer fue decirme una sola vez,

en voz baja,

que te hicieron trampas, Roque

porque eres demasiado para tan poca muerte.

 

Sí, eras demasiado, Roque.

Te revolcaste con la Muerte demasiadas veces.

Me hubieras respondido con tu sonrisa de lado

y acento salvador: \\\"Mira, Pedrito... no te apures...

los muyjosdeputas me jodieron esta vez...

Vayamos a ver quién pega más duro la próxima...\\\"

 

Sí, Roque... pero

aquí estamos todos nosotros,

suficientemente incómodos porque te fuiste así,

de pronto, sin decirnos nada.

 

Como si me hubieran tejido la muerte

en borrosas auroras -pienso que me dirías-;

pasando de mano en mano, en elegía de burlas,

clavado de garfios en cada resto de piedad,

 

Naciendo apenas, te digo


(*) Este poema fue publicado en el blog de Pedro Sarduy.